Cohousing: ¿qué lo diferencia de otras viviendas compartidas?

El cohousing y otras viviendas colaborativas

Cohousing: ¿Qué diferencias existen entre ésta y las demás alternativas de viviendas compartidas? ¡Quédate, que te lo contaremos en este artículo!

Como ya hemos visto en una entrada anterior, Cohousing senior: cuando lo colectivo y comunitario se unen, la vivienda colaborativa o cohousing es una “forma de vida en comunidad”, una vivienda compartida, basada en el consumo colaborativo donde un grupo de individuos con valores comunes y una forma de vivir similar, deciden diseñar un espacio a su medida.

Esta modalidad de vivienda compartida, enfocada al servicio de personas mayores, cuenta con similitudes y diferencias claves respecto a otras modalidades como las de las residencias o las viviendas tuteladas para mayores.

3 viviendas colaborativas y 6 diferencias claves

Target o público objetivo

Tanto el cohousing senior como las viviendas tuteladas están pensadas para personas mayores y autónomas, mientras que las residencias son ideales para personas mayores que dependen de la atención personalizada de terceros.

Modelo de gestión

El cohousing es la única alternativa autogestionada, es decir, liderada por los propios convivientes. Las residencias cuentan con una administración tercerizada que brinda un servicio y es independiente de sus consumidores y, por último, las viviendas tuteladas pueden gestionarse a través de administraciones locales, entidades privadas y ONG’s.

Espacios privados

En el caso del cohousing, el espacio privado/individual es la vivienda entera, mientras que en el de las viviendas tuteladas existe la opción de, si se comparte vivienda, disponer de una habitación, o en el caso de no compartirla, de un apartamento entero. Las residencias pueden contar con habitaciones individuales o compartidas.

Espacios comunes

Los espacios comunes en las residencias están establecidos arbitrariamente y no consideran las individualidades de los convivientes. Por el contrario, el cohousing cuenta con espacios comunes diseñados y elegidos por los propios habitantes en base a sus gustos y necesidades. Las viviendas tuteladas cuentan con los espacios comunes de una vivienda convencional si se comparte apartamento y, de no ser así, puede haber espacios comunes como los que encontramos en una urbanización.

Atención y cuidados

En el caso del cohousing, pueden contratarse servicios externos para el cuidado de los habitantes, pero esta asistencia será opcional, estando la decisión siempre en manos del colectivo. Las viviendas tuteladas pueden incluir atención médica-sanitaria que será administrada por la entidad encargada de la tutela y las residencias ofrecen cuidados médicos y asistenciales como parte del servicio prestado.

Por último, es importante remarcar que los precios de cada una de las modalidades difiere mucho dependiendo de si se trata de una residencia, que suelen ser muy elevados, de un cohousing, cuyo mayor desembolso de dinero se efectúa al comienzo manteniéndose luego en un promedio de entre 350 y 900 euros mensuales, o de una vivienda tutelada, la más económica de las opciones por tratarse de una modalidad subvencionada, mayoritariamente por la administración pública y en régimen de alquiler.

¿Conocías esta información?

Contáctanos
close slider
Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?👋
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?